myStyle by Giglio.com
Moda y Cine    Rebelde sin causa y James Dean
Editorials

Moda y Cine Rebelde sin causa y James Dean

El estilo sensillo va a durar para siempre: la moda está inspirada por el cine y el pasado. 18 junio 2015

La película de culto “Rebelde sin causa”, dirigida por Nicholas Ray en 1955, entró en la historia por ser el revolucionario intento de representar la decadencia moral de los jovenes americanos durante el posguerra.
Han pasado poco menos de sesenta años desde la prematura muerte del actor protagonista James Dean, que murió en un accidente de tráfico el mismo año que la película debutó en las salas cinematográficas, y todavía su mirada magnética y su estilo sencillo son una fuente de inspiración para la moda pasada, presente y futura.
Muchos jovenes que en la segunda mitad de los años 50 tenían entre los 18 y los 20 años eran unos rebeldes frecuentemente envueltos en conflictos, sobretodo interiores, a causa de los estrictos principios impuestos por la familia y la sociedad.
Un estilo urbano que deja entrever sus orígines ingleses: camisetas blancas, chaquetas de jeans o de piel, botas de moto, vaqueros pitillo y el pelo siempre peinado hacia atrás con la brillantina. Estos eran los rasgos que los greasers compartían, una joven subcultura fundada sobre la velocidad y el rock'n roll, una vida dedicada al rechazo de los valores burgueses.
Una de las escanas más populares, el “chicken run”: la prueba de valor entre Jim (James Dean) y Buzz (Corey Allen). Los dos tenían que conducir a toda velocidad, para bajar solo al último momento, antes de que los vehículos desaparecieran en el océano.
Además, la muerte prematura de otros dos íconos de la película, Sal mineo que enterpetó el papel de Plato , y Natalie Wood ,en lo de la dulce Judy, que ahogó en circumstancias misteriosas, contribuyó a reforzar la creencia según la cual la película estaba maldita.

Popular looks